viernes, 25 de noviembre de 2011

MADEJAS

M A D E J A S







Gélida vorágine, aquelarre de mis tormentos ¡

Patíbulo inxorable de mi devastación.



Codicia de un querer, avidéz del cálido roce,

fascinación por escuchar la marivillosa expresión : “nosotros”¡

cuántas borrosas ilusiones, sin fin de figuras sin nombre,

savia que suplica AMOR.



Zozobra inclemente. Cuando dejas de gritarme la hoz ¡

Alma errante, huyo del acoso incesante de mi fiel añoraza,

nidal de viborás aferradas a mi cabeza.