domingo, 23 de octubre de 2011

Semblanzas

De un portentoso suceso una vez se originó
una frágil criatura cuya suerte se marcó ¡

Bendito cometido ofrendar una vida por mandato del Señor¡
y floreciendo, fui de gozo en mi ruta, venturosa, cobijada por tres artífices:
Un padre, una madre y Glorioso Creador.

Más Señor mío, pude yo en ocasiones, precipitarme en la gran comedia de mi existencia.
Devaneos, vigorosa vanidad, mira que aguardar con alborozo un tierno y seductor corazón¡
para acoger envanecida un cautivo amor,así como del vergel, oronda se avisora la más ufana flor.

Maldito día en que nací mujer
Maldito corazón sediento que mendiga ternura y pasión
Maldito tres veces el hombre que arrancó como maleza mi vientre y bendición.
Caída y sin valor.
Ahora murió la miel y se encarnó para siempre la amarga hiel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario